En toda la provincia de Cataluña se practica actualmente los denominados Castell, lo cual significa castillo en la lengua catalana, y tiene este nombre precisamente porque se trata de hacer castillos con personas, lo cual es una de las tradiciones culturales más importantes de esta comunidad autónoma, hasta el punto que la misma ha sido declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO en el año 2010.

Esta tradición cultural atrae a muchas personas por el hecho de que se trata de un espectáculo digno de ver, en el cual se pone a prueba la resistencia y se desafía a la gravedad, por lo tanto, es una tradición que no es muy segura, pero solo aquí se pone en juego la seguridad, ya que los catalanes son personas a los que esto les preocupa mucho, por ello es que en esta comunidad uno de los servicios más demandados son los de los cerrajeros profesionales, visita este enlace para saber mas.

Para os catalanes la seguridad de su familia y de sus bienes es realmente importante, por ello se busca tener elementos de seguridad que realmente sean efectivos, por ello la recomendación es hacer caso a los cerrajeros profesionales, los cuales siempre tienen información actualizada sobre lo que realmente funciona y los precios, de manera que estos te pueden ayudar en cualquier tema relacionado con seguridad de bienes. mas informacion sobre cerrajeros aqui.

Para hacer un Castell se debe tomas en cuenta la seguridad, es por ello que para que se haga una prestación de este tipo, los participantes entrenan durante mucho tiempo, mínimo un año, en el cual logran afianzarse y conseguir la manera de hacer el Castell más alto y fuerte, para lo cual involucran a personas de todas las edades, las cuales pueden ser mujeres y hombres.

La tradición de la presentación de un Castell nació en Tarragona desde hace as de doscientos años, lo cual era popular durante las festividades as importante, las cuales era festividades religiosas, las cuales terminaban en bailes y se acostumbraba a hacer estos castillos humanos, los cuales poco a poco se fueron haciendo más famosos y así se expandieron en toda la comunidad de Cataluña, hasta el punto de que la mayoría de las ciudades de esta comunidad lo practican.

Un Castell se prepara por los castellers, que son las personas que pertenecen a lo que se denomina colles castellers; es decir, agrupaciones o equipos que practican durante una temporada para presentar un Castell, lo cual hacen generalmente por ciudad o región, llevando una indumentaria característica en donde solo varia el color de la camisa.

Cada castellers tiene asignado una posición determinada, la cual tiene una nomenclatura, de manera que quienes están en la base se denominan pinya, la parte que se ve del Castell son los troncs, luego viene la parte superior del Castell que es el pom de dalt, la cual está conformada por los dosos, por un acotxador y la última parte que es un enxaneta, además de los folre que sirven para reforzar el tronc y también los manilles que se sitúan sobre estos últimos.